25 de gener de 2012

Veletas.





Un día, su veleta enloqueció.
El aire la giró y la flecha señaló el sur.
El norte de años atrás, se rompió.
El sur majaba sabores y aires cálidos.
..............
Y ella cambió de rumbo, de aire y de lugar,
de puntos de vista, de trabajo y de hogar,
de manera de ser, de sentir y de pensar.
Cambió sus recuerdos, y sus ideas,
la forma de sus besos, y los susurros,
las caricias y la sonrisa.
Cambió sus prioridades, sus amistades y sus deseos,
de familia y de compañía.
Cambió de champú, de acento y de parecer,
de estados de ánimo, de destino y de cama.
Cambió el estruendo del despertador
por el canto del gallo,
su hora de más, por su hora de menos,
su paseo matinal por el vespertino,
las calles por la playa.
................
Un día, su veleta enloqueció.
Y ella cumplió su promesa.

 Marta.

4 comentaris:

  1. Una buena decisión... en busca de aires cálidos!!!
    También le has dado un cambio a tu blog, te ha quedado muy bonito.!
    Saludos guapisimo.

    ResponElimina
  2. Hola Artur
    es un placer venir aquí y contemplar tu blog!
    saludos y gracias!

    ResponElimina

Gràcies pel teu comentari !!