21 de febrer de 2012

Otoño.


 No quedaban libros... en las casas, ni en las bibliotecas, pero en cada rama de cada árbol se veían pequeños libros creciendo. El pueblo entero esperaba ansioso la llegada del otoño.

María Bellido Vargas, ganadora del I Concurso de Microrrelatos SMs 2010.

4 comentaris:

  1. Oh, és un relat encantador, i el dibuix preciós!
    Esperem que a la tardor hi hagi bona collita!!!

    ResponElimina
  2. Semillas que por suerte, no sólo germinan en otoño... sino siempre y cuando queramos : )

    Una palabra oportuna, un consuelo acertado... gracias por estar ahí : )

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cierto ! .....a los amantes de los libros, siempre encontramos un lugar dónde dar rienda suelta a nuestro deseo.......
      Un saludo y gracias a ti , tambien !

      Elimina

Gràcies pel teu comentari !!